parentales1
parentales2

Curso de Figuras Parentales

El primer paso hacia un cambio positivo es ver tu vida como realmente es, ver tu infancia y crecimiento como fueron. En nuestra infancia, desde las necesidades infantiles, se llega a establecer una relación con nuestros padres que, desde la autonomía y madurez adulta, es preciso revisar para situarla en el aquí y ahora.

Resumen del Curso

“Un encuentro transformador para vivir una realidad más auténtica”
El amor condicional e imprevisible de los padres induce a los niños a sentirse constántemente a prueba, como si tuvieran que estar demostrando algo. Antes de que sus padres les enseñen a no distinguirlo, ellos ya conocen el auténtico amor que necesitan y el papel que normalmente desempeñan los padres para sustituirlo.
Es el niño el que adopta a los padres y al hacerlo adopta sus características y actitudes positivas y negativas a cambio de su atención positiva y negativa: los niños imitan la conducta de sus padres, aun mas, los padres fomentan la imitación en sus hijos.
No solo se adopta los rasgos negativos, sino que se hace por una razón primordial: de niño necesitamos su aprobación, y convertirnos en su réplica es la forma de conseguirlo, “mama, papa, miradme, soy como vosotros”. ¿me vais a querer?
La conducta no es genética sino adquirida, los hijos se convierten en copias de sus padres al adoptar las características, estados de ánimo y actitudes que ven a diario, se limitan a reaccionar positiva o negativamente ante las acciones y emociones de los que están a cargo de su educación.
Son los componentes negativos adoptados los que generan las pautas de conductas autodestructivas. El rasgo mas negativo que puede adoptarse es la incapacidad de amarse uno a si mismo y al prójimo. Si los padres no saben amarse a si mismos, es imposible que enseñen a dar y recibir amor.

Detalles del Curso

En nuestra infancia, desde las necesidades infantiles, se llega a establecer una relación con nuestros padres que, desde la autonomía y madurez adulta, es preciso revisar para situarla en el aquí y ahora.
¿Cómo influyen ahora los valores de nuestros padres sobre nuestra propia concepción del mundo? ¿Cómo es la competencia con nuestra madre? ¿Y la emulación o rebeldía a nuestro padre?
A este tipo de preguntas caben unas respuestas. Pero principalmente una nueva forma de ver y de actuar. Una actitud distinta.
Taller intensivo vivencial de que se extiende a lo largo de un fin de semana.
La causa principal de los problemas emocionales se encuentran en la programación que recibimos de nuestros padres en la infancia, la falta de amor es un problema emocional, y su solución no es algo que pueda “representarse con la mente”, es algo, que es preciso sentir.
El apoyo y la calidez en la vinculación materna hace crecer en el niño un factor interno vincular, que le permite la construcción de un modelo operativo interno, que va a ir consolidándose en un vínculo de apego seguro. El periodo primario de crecimiento sináptico y de la estructura límbica que regula los afectos en la corteza prefrontal está influenciado por los intercambios que se van produciendo con la figura materna. En consecuencia, la falta de esta vinculación afectiva es el mayor factor de riesgo relacionado con las primeras etapas del desarrollo.
El intelecto tiene lógica, las emociones necesidades. El amor se mide por la calidad de la relación no por la cantidad, la verdad no desaparece cuando se oculta con una pantalla dorada, el trabajo puede ser una forma de disfrazar el dolor de la ausencia de amor.
El fracaso de tu padre en satisfacer a tu madre es el núcleo de todo el abanico de problemas familiares que viviste de niño. Hostilidad, abandono, seudoamor, indiferencia, falta de sinceridad; Pautas de conducta que fueron determinantes en tu programación.
Si no era la figura central de seguridad, si no irradiaba calor, confianza y estabilidad emocional todos sufristeis en casa, especialmente la madre. Lo mas frustrante para una mujer es no tener un marido con quien relacionarse con amor y respeto.
Si el no “estaba ahí” para sus hijos las consecuencias son el rencor, la amargura, la rabia reprimida y la inseguridad por la falta de amor. Cuando el padre no es un verdadero padre es una fuente de odio para los hijos. La rabia nace de la falta de amor.
¿Cómo influyen ahora los valores de nuestros padres sobre nuestra propia concepción del mundo? ¿Cómo es la competencia con nuestra madre? ¿Y la emulación o rebeldía a nuestro padre?
A este tipo de preguntas caben unas respuestas. Pero principalmente una nueva forma de ver y de actuar. Una actitud distinta.
Taller intensivo vivencial que se celebra desde el 30-31 de Octubre (jueves), hasta el 2.3 de Noviembre (domingo mediodia) cada año.
Taller intensivo vivencial de que se extiende a lo largo de un fin de semana.
Para asistir al trabajo es necesario estar previamente en un proceso terapéutico en Centro Eleusis o Instituto Ananda.
Taller en coordinación con CENTRO ELEUSIS de Madrid.
Imparten el Taller: Miguel Albiñana, Ana M. Berruete y Melchor Alzueta.