Instituto Ananda
Psicología - Psicoterapia
Sancho Ramírez, 5 bajo
31008 Pamplona



El curso es una continuación de los tres talleres de lectura corporal que se llevan a cabo
durante la formación en terapia Gestalt en el Instituto, pretende profundizar en el
conocimiento de la terapia corporal contemplada desde las enseñanzas de Wilhelm Reich
y de Alexander Lowen. Va dirigido a diplomados en terapia Gestalt que desarrollen su
labor en psicología, educación, trabajo social, asistencia sanitaria, y profesionales de la
relación de ayuda en general, así como a alumnos actuales de la formación en Gestalt,
como propio desarrollo personal y para la aplicación en su campo profesional.

Curso teórico-práctico-vivencial, desarrollado en siete sábados, con una duración de
50 horas y la siguiente distribución:

SÁBADOS DE 10 A 14,00 Y DE 16 A 20,30 HORAS
PRECIO 110 EUROS POR CADA ENCUENTRO.

Organización y dirección del curso
Instituto Ananda. Pamplona

INSCRIPCIONES: INSTITUTO ANANDA
Teléfono: 948 25 15 52. E mail: gestalt@institutoananda.es
El grupo estará formado por un múmero de participantes de 15 a 20 personas

El curso tiene como objetivo el desarrollo de técnicas basadas en la bioenergética, simples
pero potentes. Se trata de herramientas que devuelven a la persona la fe en sí misma,
desde la propia observación. La idea primordial es que el grupo aprenda a manejarse con
estas herramientas. Veremos para qué estamos haciendo cada trabajo (para qué se usa,
cuándo se usa, cómo se usa), cómo influye la intensidad en el ejercicio, la activación y la
relajación, esto nos va a dar cercanía con las otras personas. En el curso también veremos
cuáles pueden ser los miedos como terapeuta a la hora de trabajar con el paciente.

Línea básica de desarrollo de los talleres:

1.-Etiología e historicidad
2.-Estructura del carácter (Estudio Bioenergético)
3.-Lectura del Cuerpo: Ejercicios Bioenergéticos y trabajo con los segmentos
4.-Estructura Psicológica
-Cómo se conduce cada rasgo en su necesidad de amar, de intimidad y
acercamiento y en su esfuerzo por encontrar placer.
-Ilusiones (fantasías) o metas ideales
5.- Abordaje terapéutico:
-Aspectos Generales
-Puntos clave
-Proceso terapéutico

Francis Elizalde
Psicólogo Clínico. Formado en Biogestalt y Dinámica Grupal con Antonio Asín; en Gestalt
con la AETG, y en Psicoterapia integrativa en el Programa SAT de Claudio Naranjo.
Miembro Titular de la AETG, reconocido por la FEAP. Miembro del IPETG de Bilbao desde
su inicio. Formador de terapeutas gestálticos, Especialista en trabajo corporal

Juan Carlos Egurzegui
Médico. Psicoterapeuta. Formado en Biogestalt y Dinámica Grupal con Antonio Asín; en
Psicoterapia Integrativa en el Programa SAT con Claudio Naranjo. Miembro Titular de la AETG,
reconocido por la FEAP. Diplomado en Medicina Psicosomática por la Asociación Española de
Medicina y Psicología Psicosomática. Especialista en Técnicas Corporales.

Iñaki Zapirain.
Psicólogo Clínico. Psicoterapeuta. Formado en Biogestalt y Dinámica Grupal con Antonio
Asín. Miembro Titular de AETG y miembro de FEAP. Psicoterapia Integrativa con Claudio Naranjo.
Trabajo terapéutico de Visualización Creativa e Imágenes, asociado a técnicas corporales.
Licenciado en Filosofía y especializado en técnicas de relajación profunda, hipnosis y autorregulación.

Ana María Berruete Montón.
Psicóloga. Especialista en Clínica. Psicoterapeuta (FEAP). Miembro didacta y supervisor de (AETG).
Formación en Gestalt (1.993). Bioenergética y Dinámica Grupal (A. Asín 1.990).
Psicoterapia Integrativa con Claudio Naranjo). Formación en EMDR. Fundadora y
directora del Instituto Ananda. Trabaja como terapeuta desde 1.991

Formación del carácter. De Reich a Lowen

Cuando el ser humano nace, dispone de necesidades que le permitirán sobrevivir y de un
organismo que puede satisfacerlas. No existe en él otra estrategia que la búsqueda directa
de lo ansiado para incorporarlo, y así permanece mientras duran sus primeros días. El
problema surge con la primera imposibilidad de satisfacción. Entonces, frente al impulso
de logro, aparece una influencia exterior que niega la satisfacción. La pulsión original se
encuentra imposibilitada de realizarse y con ello aparece la frustración y el consiguiente dolor.

Ahora bien, el dolor es antieconómico, con lo que el organismo busca evitarlo a toda costa. Al
deseo original de algo, se ha unido ahora una aversión a buscarlo por miedo de ser
nuevamente frustrado. Las opciones a seguir en este caso son tres: 1) renunciar al objeto
deseable; 2) seguirlo buscando; o 3) buscar una nueva vía.
Renunciar significa de algún modo matar, hacer morir el impulso antes de nacido. Pero, como
el impulso existe "per se", no cabe otra solución que asociarle un contenido aversivo. Ese
contenido aversivo, no se carga en el objeto, sino en uno mismo, en el Yo que se está
formando . El objeto externo proporciona la base para la motivación, pero el anhelo es
una fuerza de la libido, y el sujeto está tratando en este caso de no sentir el deseo, no de
no intentar satisfacerlo. Se constituye así una defensa antes inexistente, relacionada con
la búsqueda del placer, parásito de las energías latentes.

La totalidad de los rasgos neuróticos de carácter son un mecanismo de defensa compacto, que
se opone a la terapia, "coraza caracterológica" que sirve a una finalidad económica
definida: por una parte es protección contra los estímulos provenientes del exterior, por
otra defiende de los impulsos libidinales internos", la coraza puede desempeñar esta tarea
porque las energías libidinales y sádicas se consumen en las formaciones reactivas
neuróticas, en las compensaciones y en otras actividades neuróticas.

Como el carácter ha establecido cierto equilibrio de protección a través de la coraza, la terapia
representa un peligro para ese equilibrio, por eso las resistencias se originan en ese
equilibrio de protección narcisista. La resistencia del carácter no se manifiesta en el
contenido del material sino en los aspectos formales del comportamiento general, en la
manera de hablar, de caminar, en la expresión facial, en las actitudes típicas de altanería,
sonrisa, burla, agresión, cortesía, censura, minuciosidad, provocación. Lo específico de la
resistencia caracterológica no es lo que el paciente dice sino como habla y obra, ya que el
carácter desempeña en la vida corriente el mismo papel que en la terapia, es un
mecanismo de protección psíquica.

En términos económicos el carácter en la vida normal, y la resistencia caracterológica en la
terapia, sirven ambos para la misma función:
-Evitar el displacer
-Establecer y mantener un equilibrio psíquico
-Absorber energías reprimidas
(Una de sus funciones cardinales es la de ligar la angustia flotante, o absorber energía contenida).

Reich presionaba algunos músculos de la persona (mandíbula, nuca, parte inferior de la
espalda, músculos abductores) para que se relajaran. En esto se diferenciaba del
psicoanálisis freudiano, donde no hay ningún contacto físico con el paciente. Así mismo,
aunque Lowen consideraba que el impulso sexual tiene gran importancia en la forja de la
personalidad individual, supone una postura demasiado reduccionista el considerarla
como la clave única de la personalidad. (La Bioenergética. Lowen. Pág.19).

De Reich, Lowen aprendió que el factor económico en lo referente a la energía sexual, influye
en gran medida en la personalidad del individuo; en lo referente a cuánta energía posee la
persona, y cuánta libera en la actividad sexual. Así mismo, entendía que "la armadura
muscular o las tensiones crónicas musculares sirven para mantener equilibrada esta
economía, puesto que retiene de alguna manera la energía que no puede descargarse".
"Un individuo neurótico conserva el equilibrio reteniendo su energía en las tensiones
musculares y limitando su deseo sexual. El individuo sano no tiene limitación, y su energía
no se encuentra aprisionada en su armadura muscular" (La Bioenergética. Lowen, Pág. 7).

Lowen define el carácter en su libro "Bioenergética" (página 130), del siguiente modo:
"Defínase el carácter como un patrón fijo de conducta, como la manera especial en que el
individuo administra su búsqueda de placer. Está estructurada en el cuerpo en forma de
tensiones musculares crónicas y generalmente inconscientes, que bloquean o limitan los
impulsos hacia afuera". "El carácter es además una actitud psíquica, protegida por su
sistema de negaciones, racionalizaciones y proyecciones, y polarizada hacia un ego ideal
que afirme su valor".

El término "Carácter" se emplea pues para nombrar una completa estructura neurótica. La
neurosis es en último término una forma deficiente de relación entre el sujeto y la
realidad, entendiendo por deficiente cualquier alteración de un nexo, que por sí mismo
tiene unas características determinadas. Podemos postular un modelo de relación "Yo -
Realidad", en el que el sujeto actúa libremente, en consonancia con todas las presencias
de cualquier orden que le circundan. Si una determinada formación caracterológica se
interpone en el límite "Yo - lo demás", actuará como un filtro coloreado, que permita
recibir únicamente una gama de lo real, y además seleccionará unos pocos de entre todos
los posibles mecanismos de respuesta.

La terapia bioenergética

Lowen entiende la salud como la primera naturaleza, y la define como una naturaleza que
conserva lo bello y la gracia de la que están dotados todos los animales (incluido el ser
humano) desde que nacen. La segunda naturaleza es aquella estructura corporal y
psíquica que se superpone a la primera naturaleza (propia y natural) a raíz del o de los
conflictos que vive el individuo en su desarrollo libidinal. La segunda naturaleza son los
caracteres bioenergéticos. El trabajo terapéutico pretende ir soltando y dejando esta
segunda naturaleza y que el individuo pueda ir recuperando su primera naturaleza.

Principios de Bioenergética

-Primero. Todo comportamiento humano se determina por los procesos somáticos.
El cuerpo vivo necesita ser capaz de expresarse y sentirse libre. Para ello, necesita
también una respuesta positiva del mundo: amor, aceptación y calor. Si estas necesidades
se satisfacen se desarrollará el interés en la vida y la persona funcionará con un alto nivel
energético.

-Segundo. El cuerpo vivo es un biosistema de energía, que obra recíprocamente con el medio.
Conceptos clave: procesos energéticos, vitalidad, flexibilidad; rigidez, tensión muscular,
situación inconclusa).

Los procesos energéticos del cuerpo están relacionados con su grado de vitalidad. Cuanto más
vital es una persona, más energía tiene. La rigidez o la tensión crónica disminuyen la
vitalidad y reducen la energía.

Al nacer, el organismo se encuentra en su estado más vivo, más flexible; cuando se muere, la
rigidez es total. No podemos evitar la rigidez que se produce con la edad; lo que sí se
puede evitar es la rigidez debida a tensiones musculares crónicas, como resultado de
conflictos emocionales no resueltos.

Cada esfuerzo produce un estado de tensión en el cuerpo. Normalmente la tensión desaparece
cuando se suprime el esfuerzo; sin embargo, las tensiones crónicas persisten después de
terminar el esfuerzo que las ha provocado, siendo como una actitud inconsciente del
cuerpo o del conjunto de músculos. Estas tensiones musculares crónicas transforman la
salud emocional al disminuir la energía del individuo, restringiendo su movilidad y
limitando la expresión de sí mismo. Es necesario, por tanto, acabar con esta tensión
crónica para que la persona recupere su plena vitalidad y bienestar emocional.

La unidad mente - cuerpo

La persona adulta funciona simultáneamente en dos niveles de actividad, el psíquico o mental
y el físico o somático. En una personalidad sana estos dos niveles de actividad cooperan
para promover su bienestar; mientras que en una personalidad trastornada, hay áreas de
emoción y conducta en las que éstos niveles o aspectos se encuentran en conflicto,
produciendo un bloqueo que se refleja en una inhibición inconsciente de la libre expresión
de los impulsos y sentimientos (y por tanto no consciente ni voluntaria). De este modo, los
bloqueos limitan la capacidad de la persona para buscar en el mundo la satisfacción de sus
necesidades.

Definición

La Bioenergética es "el estudio de la personalidad en función de los procesos energéticos del
cuerpo" (La Bioenergética, Lowen. Pág. 33).
Se trata de una psicoterapia integral que
parte del enfoque corporal, para integrar lo físico y lo psicológico como una unidad. En
ella se combina el trabajo de la mente con el cuerpo, para ayudarnos a resolver problemas
emocionales y desarrollar más nuestro potencial y de esta forma poder disfrutar la vida
con plenitud. El objetivo terapéutico final es la recuperación plena de la salud.

Se basa en la concepción del cuerpo y de la mente como funcionalmente idénticos y que, por
tanto, lo que ocurre en la mente, refleja lo que está ocurriendo en el cuerpo, y viceversa.
El conocimiento en sí mismo es un fenómeno superficial que pertenece a la esfera del ego.
Hay que sentir el flujo y notar el discurrir de la excitación dentro del cuerpo. Para conseguirlo
hay que abandonar el rígido control del ego, de forma que las profundas sensaciones del
cuerpo puedan llegar a la superficie. Todo esto parece más fácil de lo que es, porque ese
control está ahí precisamente para evitar que eso ocurra. El neurótico no está preparado para
dejar que la vida entre en funciones; le asustan enormemente las consecuencias en concreto,
la vivencia de esas emociones encerradas en lo profundo de su ser que teme no podrá soportar.

Los anillos corporales

La bioenergética realiza una división del impulso en dos componentes:
El impulso agresivo, situado en la parte posterior del cuerpo.
El impulso tierno, situado en la parte anterior del cuerpo.
Además de esta división, realiza una división horizontal del cuerpo en siete segmentos o anillos
(de forma similar a los anélidos). Cada segmento tiene una serie de músculos dominantes
que facilitan su apertura o cierre y que por lo tanto facilitan o bloquean el flujo energético.
Hagamos referencia aquí al trabajo de Reich tal como la contempla Francis Elizalde en sus
apuntes de formación:

Reich estudió la estructura de la coraza y la comparó a un hilo - que correspondería a nuestra
estructura tubular - donde aparecen ensartados los siete segmentos:

La energía circula como una pulsión que atraviesa esos anillos recorriéndolos como vibraciones
que se alojan hacia adelante y atrás por movimientos plasmáticos. El rígido acorazamiento
de cualquiera de los segmentos corta el flujo (ascendente y descendente) dividiendo el
cuerpo en partes no integradas. El trabajo bioenergético se centra en diluir todas las
resistencias y permitir que se restablezca el normal vivir del cuerpo. A la disolución de una
estructura muscular tensa se asocia la expresión del conflicto latente, afectando de paso a
la retención del intelecto que ve así inútiles sus anteriores justificaciones. Se trata pues
del restablecimiento de la salud integral y natural.

Bloqueos

Cuando el individuo no está en contacto con los procesos energéticos de su cuerpo, dejará
de percatarse de la conexión entre el núcleo de su ser y la superficie. Nuestra conciencia
nos dice que la una actúa sobre la otra, pero, debido al bloqueo, no alcanza la suficiente
profundidad como para que sintamos la unidad subyacente. El bloqueo crea, de hecho una
escisión de la unidad de la personalidad. No sólo disocia la psique del soma, sino que
además separa los fenómenos superficiales de sus raíces en las profundidades del
organismo. Y en términos de experiencia, aísla al adulto del niño que fue; es decir, coloca
una barrera entre el presente y el pasado.

Esta escisión no se puede superar por el solo conocimiento de los procesos energéticos del cuerpo,
sino que el conocimiento en sí es un fenómeno superficial que pertenece a la esfera del ego.
De este modo, el trabajo corporal se convierte en una herramienta imprescindible para
abordar los bloqueos en la terapia.

Objetivos

Trata directamente los bloqueos que impiden el libre flujo de energía en el biosistema corporal y
para ello tiene los siguientes objetivos:
Que haya un equilibrio entre la carga y la descarga. Descubrir poco a poco los conflictos internos
(fuerzas internas) que impiden a la persona poner en funcionamiento todo su potencial energético.
Que la persona tome contacto con su cuerpo. Relacionar la actividad energética actual de la
persona con la trayectoria de su vida: respiración, sentimiento, movimiento.

Objetivo 1. Cargar y descargar el cuerpo de energía
1.1. Cargar el cuerpo de energía
Por lo que respecta a la carga, se trata de cargar el cuerpo de energía, ayudando a la persona a
aumentar la absorción de oxígeno y eliminar CO2 a través de una respiración más profunda y
más completa.
Cualquier alteración de la respiración (fijada en un patrón respiratorio) está relacionada con la
supresión de la sensación: cuando una persona respira más profundamente, se vuelve más
consciente de sus emociones reprimidas.
Las sensaciones fueron suprimidas por los conflictos emocionales no resueltos, y se instauran en el
cuerpo en forma de tensiones musculares crónicas que reducen la respiración, restringen la
movilidad y limitan la autoexpresión del individuo.

El metabolismo básico de un individuo se determina por la cantidad de oxígeno y de bióxido que
aspira. Sin embargo, ese dato no nos revela si una persona tiene bastante energía para
enfrentarse con razones conflictivas de estrés, para sostener un alto nivel de respuesta emocional.
Una persona puede tener un metabolismo básico normal y sin embargo, carecer de la energía
necesaria para manejar crisis emocionales. En terapia bioenergética se trabaja la respiración
bajo condiciones de estrés y de enfrentamiento emocional.

Cualquier alteración del patrón de respiración está relacionado con la supresión de la sensación:
cuando una persona respira más profundamente, se vuelve más consciente de sus emociones
suprimidas. Las sensaciones fueron suprimidas por patrones de retención energética, en forma
de tensiones musculares crónicas, que reducen la respiración, restringen la movilidad y limitan
la autoexpresión del individuo. En la terapia bioenergética, la persona toma conciencia de esos
patrones de retención energética, que después relaciona con su experiencia pasada y presente.
La respiración profunda es una respuesta natural del cuerpo para satisfacer el aumento de
demanda de oxígeno.

Objetivo 1.2. Descargar la energía a través de la autoexpresión corporal y emocional.
La descarga expresiva facilita la exteriorización y limpieza de emociones reprimidas, y la relajación
de la tensión muscular.
El trabajo del cuerpo en Bioenergética incluye tanto procedimientos de manipulación (masaje,
presión controlada y suave contacto para relajar los músculos contraídos) como ejercicios
especiales (su objetivo es ayudar a la persona a ponerse en contacto con sus tensiones y a
librarse de ellas, a través de movimientos adecuados).
La carga y descarga de energía son procesos naturales en cualquier plano de la persona humana, es
la inhibición o bloqueo de ciertos aspectos vividos como negativos por el paciente lo que
rompe el normal ciclo; la energía no liberada se almacena en forma de tensión muscular.

Objetivo 2. Ayudar a la persona a entrar en contacto con su cuerpo, con el suelo en que se sustenta,
con las tensiones que le limitan mediante posturas específicas que faciliten la paulatina
disolución de los bloqueos musculares. Las tensiones musculares se producen por la represión
inconsciente de los impulsos, especialmente impulsos agresivos, negativos o sexuales. El
objetivo es ir aumentando de esta manera un mayor grado de vitalidad: cuanto más vital es
una persona, más energía tiene; la rigidez o la tensión crónica disminuyen la vitalidad y
reducen la energía, la postura de estrés junto con una respiración profunda y sostenida,
facilitan la toma de contacto con los procesos emocionales que subyacen bajo la rigidez muscular.

Toda la información mencionada acerca de carácter y bioenergética está obtenida de los libros de
Wilhelm Reich y de Alexander Lowen. Del curso de terapia corporal de Francis Elizalde
y de las webs de Instituto Ananda. Lowen y Reich. Instituto Ananda


gestalt@institutoananda.es


Estadísticas de visitas

© Copyright ana berruete y melchor alzueta. abril 2.002. actualización: - 2016