Instituto Ananda. Psicología-Psicoterapia
Sancho Ramírez, 5 Pamplona

Taller de Constelaciones Familiares


19-20 de Enero 2.018 (viernes de 17 a 21 horas, sábado de 10 a 20,00 horas)

Imparte: Carlos Bernués.
Carlos Bernués nacido en Huesca, casado con dos hijos, reside desde 2001 en
Uruguay. Psicólogo clínico y abogado. Director de la formación en
Constelaciones Familiares de la escuela canaria de terapia Gestalt. Director
del Centro Bert Hellinger de Uruguay. Formado en terapia gestalt,
bioenergética y dinámicas grupales en el IPETG, en desarrollo armónico con
Graciela Figueroa y en psicología integrativa con Claudio Naranjo

Conoce el trabajo de Bert Hellinger desde 1998, ha seguido su trabajo y el de
varios de sus discípulos en España, Argentina, México, Paraguay, Chile y
Brasil. En 2005 fue autorizado a crear el centro Bert Hellinger de Uruguay
enfocado a la atención y formación en constelaciones. Desde entonces ha
coordinado talleres y ha dirigido grupos de estudio y formación para el
aprendizaje de los Órdenes del Amor y las Constelaciones Familiares.

Las constelaciones familiares son una forma de intervención terapéutica
desarrollada por el terapeuta alemán Bert Hellinger y actualmente difundida
por todo el mundo. A través de las mismas los problemas humanos son
contemplados desde una perspectiva sistémica, transgeneracional, y
directamente orientada a su solución. Con esta perspectiva ampliamos
nuestra mirada sobre el ser humano y sus problemas para situarlos ambos
en su contexto vital, en la trama familiar donde la persona existe y se
desarrolla, desde la cual tiene un lugar en el mundo y una visión del mismo.

Con esta mirada ampliada, surgen a la luz naturalmente dimensiones de sentido
más profundas que permiten ver los problemas, la infelicidad, la enfermedad
etc., bajo una nueva perspectiva que facilita una nueva forma de abordarlos.
Todos nacemos dentro de una red familiar a la que pertenecemos y a la que
nos unen profundos lazos de amor y fidelidad, a ella pertenecen hermanos,
padres, abuelos y otros que han aportado para la existencia de la familia,
tanto vivos como muertos, conocidos o desconocidos. Estos lazos nos
permiten apreciar la vida en la forma única y especial en que nos fue dada a
cada uno y desarrollarla en toda su potencialidad. Esta es, de hecho, la
función principal de tales vínculos familiares. Sin embargo, para poder
cumplir esta función, el amor y la fidelidad deben darse en el marco de
algunos principios básicos. Dichos principios han sido sintetizados a partir de
la observación fenomenológica de la realidad de las familias, expresada en
las configuraciones espaciales de las constelaciones familiares. Bert
Hellinger los llamó Órdenes del Amor.

Esta es la función de la conciencia, una instancia que vela por el orden en el
sistema y que compensa los desequilibrios y sanciona los desórdenes del
inconsciente. Esto tiene lugar en una dimensión colectiva y transgeneracional
que resulta inaccesible para el alcance de la conciencia ordinaria cotidiana,
pero que se manifiesta con mucha claridad en el contexto de las
constelaciones familiares. Los órdenes del amor son un cauce para que el
vínculo amoroso pueda beneficiar a todos en la familia y nadie quede en un
lugar perjudicial. Cuando no son respetados, todos o alguno de los miembros
de la familia son llamados a ocupar lugares que pueden llevarlos a la
debilidad, la infelicidad, la enfermedad, la ruina, etc.

Las constelaciones se orientan, pues, a que la persona pueda reapropiarse de su
presente y orientarse hacia su futuro. Y con ello pueda ser libre y responsable
actor de su propia vida y aprovechar al máximo el legado de su historia
familiar. Esto se logra permitiendo que las conductas problemáticas, los
estados emocionales negativos enfermedades o aspectos de su vida que no
tenían sentido ni solución dentro del marco de su conciencia ordinaria y su
vida actual, vuelvan al contexto del pasado donde sí tenían sentido, con las
personas para las que sí eran coherentes, y permanezcan en ese pasado
dando fuerza donde antes la quitaban, aportando claridad donde antes
movían a confusión.

Objetivos
El taller de Constelaciones Familiares está dirigido, en primer lugar, a la
comprensión de los Órdenes del Amor según Bert Hellinger. Dichos órdenes
constituyen los principios fundamentales de una mirada sistémica de nuestras
relaciones, como individuos y como componentes de grupos más extensos, el
más importante de los cuales es la familia. En este sentido, se transmitirán los
elementos esenciales para el logro de relaciones plenas y sanas, los distintos
aspectos involucrados en ello, así como los posibles problemas que puedan
aparecer y sus eventuales soluciones. Se enfatiza la actitud terapéutica
fenomenológica, centrada y abierta, y se ofrece una variedad de formas de
intervención, aplicables en el contexto de un taller de constelaciones familiares
o en otros contextos grupales o individuales. Dirigido a todas las personas que
quieran conocer los órdenes del amor y realizar un trabajo personal a través
de las constelaciones familiares, comprender sus propias dinámicas familiares
y encontrar la vía de solución para los desórdenes en el amor de la familia. La
mera participación en un taller, aún en caso de no realizar la propia
constelación, puede generar movimientos internos de gran profundidad, tanto
a nivel emocional como, a veces, físico. Para que estos vayan acompañados
de comprensiones que los faciliten y potencien, es importante la creación de
un contexto propicio de apertura, receptividad y atención.

Precio del taller 165 Euros

gestalt@institutoananda.es


Estadísticas de visitas

© Copyright ana berruete y melchor alzueta. abril 2.002. actualización: - 03/09/2017